Tipos de sociedades

Tipos de sociedades

Antes de llevar a cabo la tarea de crear una sociedad mercantil, es importante saber cuál es la tipología que existe en nuestra legislación. De esta forma tendremos información suficiente para saber mejor qué queremos hacer, y qué requisitos se nos van a exigir. Básicamente existen dos tipos de sociedades mercantiles: las de base personalista y las de base capitalista.

Las sociedades personalistas son aquellas donde la persona del socio tiene importancia, sin tener en cuenta la portación económica que éste haya realizado. En España podemos ecnontrar los siguientes tipos de sociedades personalistas:

  • Sociedad colectiva;
  • Comanditaria simple

La condición de socio, en las sociedades personalistas, tiene algunas características determinadas. En primer lugar, dicha condición de socio se considera intransmisible, ya que como hemos dicho, a la empresa no le es indiferente que este lugar lo ocupe cualquier persona. Por otro lado, la responsabilidad que tienen los socios por las deudas frente a terceros es personal e ilimitada. Finalmente, la administración de dicha sociedad corresponde a los socios.

Por otro lado, las sociedades capitalistas son aquellas donde lo decisivo es la aportación económica realizada, sin importar la persona concreta que ha hecho la misma. Son sociedades capitalistas:

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada;
  • Sociedad Anónima;
  • Sociedad Comanditaria por acciones.

En cuanto a la condición de socio, las sociedades capitalistas permiten transferir tal condición. Esto es una diferencia importante frente a las sociedades personalistas, pues ya hemos visto que estas no permiten transferir la condición de socio. Además, la responsabilidad de los socios por las deudas frente a terceros está limitada a la aportación económica realizada. Por último, la administración de la sociedad no corresponde a los socios.

Es normal tener dudas sobre estos tipos de sociedades, y no saber exactamente cuál sería el más adecuado para nosotros. Pero es así donde intervenimos los abogados mercantiles, informando a nuestro cliente de las opciones que tiene y aconsejándole cuál sería la más apropiada para su situación. Si bien la decisión final depende de muchos factores (capital con el que contemos, personas que vayan a participar, etc), el asesoramiento previo permite tener más claro cuál será el tipo de sociedad que se ajustaría mejor a lo que estamos buscando.

También queremos informar de que existen una serie de sociedades mercantiles especiales:

  • Sociedad cooperativa: Se trata de un conjunto de personas que han decidido agruparse entre sí para lograr un objetivo. Es el caso, por ejemplo, de las Cooperativas de Trabajo, de Vivienda, etc. La principal diferencia entre la Cooperativa y una sociedad mercantil, es que en la empresa son propietarios los accionistas, mientras que en la Cooperativa lo son los socios.
  • Agrupación de interés económico: En este caso se trata de personas jurídicas con carácter mercantil que sirven para facilitar el desarrollo o mejorar el resultado de la actividad de sus socios. No tienen ánimo de lucro. Su regulación viene dada, sobre todo, por la Ley de Agrupaciones de Interés Económico.
  • Sociedad de inversión mobiliaria: También se las denomina Sociedades de inversión inmobiliaria de capital variable. Su objetivo es administrar valores mobiliarios y otros activos financieros que compensen los riesgos y los tipos de rendimiento, pero sin participación mayoritaria económica o política en otras sociedades.


Si desea saber más sobre este tema de cara a crear una empresa, le recordamos que nuestro abogado mercantil en Sevilla podrá ayudarle desde el primer momento. Aconsejamos a nuestros clientes que nos pida cita previa, ya sea por teléfono o a través de nuestra web, para así darles un servicio más rápido y eficaz. Le ayudaremos desde el primer momento, dándole un servicio totalmente personalizado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE